Yo soy tu diosa pelirroja 3

Al finalizar la comida con mi mama voy directo al gimnasio, una hora de yoga me libera de la tensión que me genero el casting y al finalizar me dirijo a mi hermoso apartamento en el norte de Bogotá.

 

Me siento muy orgullosa de mi hogar, es todo lo que soñé, al abrirse las puertas del ascensor me encuentro con el lobby que es bastante amplio. Abro la puerta doble de madera, camino por un amplio pasillo blanco con sus paredes decoradas con fotografías de momentos importantes de mi vida, que me llevan hasta la entrada del salón principal.

 

Al fondo hay una ventana enorme de cristal que da a la terraza con forma de L con suelo de piedra caliza y una zona con tarima de madera, hamacas y una pequeña piscina, las parrandas vallenatas que hacemos allí son legendarias.

 

A la derecha hay un sofá de cuero negro en forma de U en el que podrían sentarse cómodamente diez personas o más. Frente a él un televisor de última generación integrado a un sistema sonido espectacular, además de una chimenea, ideal para domingos de maratones de series y películas románticas con mis amigas.

 

A la izquierda, junto a la entrada, está la cocina en donde todo es blanco excepto el mesón que es de mármol en un tono oscuro y una barra en la que pueden sentarse cinco personas.

 

Junto a la cocina, frente al ventanal de cristal, hay una mesa de comedor rodeada de dieciséis sillas, en el rincón tengo un enorme piano negro que herede de mi padre y en todo el centro están las escaleras de ónice retro-iluminadas que ascienden hasta las cuatro habitaciones de la segunda planta.

 

Me sorprendo del silencio que encuentro, generalmente en mi casa siempre hay ruido.

 

Subo por las escaleras y llego a mi habitación, aquí es donde tengo más intimidad, me acuesto en mi King size cubierta con lencería de cama blanca de algodón de infinitos hilos y muchos cojines, aquí todo es blanco, la mesita de noche, las cortinas, lámparas y un pequeño sillón que algunas veces utilizo para leer. Definitivamente lo que más me gusta es la espectacular vista hacia las montañas, que se observa a través de la ventana de cristal.

 

Tiro el bolso en el sillón, abro las cortinas, me tumbo en la cama, saco el celular y me pongo a revisar mis redes sociales, encuentro un montón de mensajes de mis seguidores algunos muy lindos, otros groseros y alguna que otra mentada de madre; estoy en eso por espacio de una hora al final concluyo en que tengo que contratar a un community manager.

 

Me siento cansada y apenas son las 7 de la noche, decido darme una ducha, abro la llave del agua para llenar la bañera, mientras se llena bajo a prepararme un gin-tonic, al subir me desnudo a medida que recorro el enorme vestidor que he mandado hacer especialmente para mí, es un cuarto de aproximadamente 10 x 5 m2, con las paredes, techo y puertas cubiertas de espejos que me permiten tener una vista de 360 grados de mis atuendos, del lado derecho tengo mi ropa y del izquierdo están los zapatos y bolsos y en el centro tengo una vitrina con todos mis accesorios, el sueño de toda mujer.

 

Este se conecta con el baño, enciendo mi reproductor y suena bitter sweet symphony de the verve, me meto en la bañera, disfruto del gin-tonic y de la nada se me viene a la mente mi caramelito.

 

Sin casi percatarme mis manos bajan por mi cuerpo, abro mis piernas y acarició mi clítoris. ¡Oh, ¡Si, que rico estas! Pensar en sus brazos, en sus sexys tatuajes, me encanta…., recordar a ese hombre, me pone como una moto, mis manos cobran vida propia, recorren todo mi cuerpo de arriba hacia abajo, una de ella se detiene en uno de mis pechos, me toco el pezón con el pulgar y este se hincha, ¡Madre mía, Que calor!

 

Un jadeo sale de mi boca, justo cuando escucho entrar en mi habitación a Alicia, Yina la manicurista y Jordi mi estilista y asesor de imagen. ¡FUCK, Se acabó la paz! Salgo de la bañera a toda prisa y me coloco la bata de baño, atravieso el vestidor y encuentro a la liga de la justicia con sus todas armas.

 

¡Mierda!, la fiesta de beneficencia del canal; es que no sé en qué mundo vivo, se me había olvidado. En cuestión de segundos mi cuarto, se convierte en un campo de batalla, entre risas, gritos, el secador y gin-tonics; definitivamente este el ambiente hogareño al que estoy acostumbrada.

CONTINUA….https://www.wattpad.com/801901759-yo-soy-tu-diosa-pelirroja-capitulo-2

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s